Información adicional

Itinerario geológico

ESQUEMA DEL RECORRIDO

Este itinerario tiene una distancia de 5 km y una duración de unas dos horas. Para llegar al faro, primer punto del recorrido, podemos ir en autobús (parada Cap de Vol). Seguimos por el camino de ronda, atravesando el pueblo, vamos hasta la zona de playa, tomamos la carretera en dirección hacia la cala Tamariua, volvemos a la carretera bordeando la montaña y desde allí tenemos varias opciones para volver al pueblo: lo podemos hacer por la urbanización de las Figuerasses, por la del Mirador o bien por el camino de la Costa. Esta última es la opción más corta pero también la menos cómoda. El Port de la Selva nos ofrece un marco geológico de una gran importancia; la roca más abundante, los esquistos, de origen metamórfico y pertenecientes a la era primaria forman un paisaje de color pardo con tonalidades ocres, así como un paisaje accidentado a consecuencia de la acción de los agentes externos, lo que da como resultado una costa recortada con abundantes calas. El paisaje que observamos es el resultado de la interacción entre los componentes geológicos (tant los materiales como sus estructuras) y la actividad erosiva provocada, en buena parte, por la acción del agua y el viento. Además, el ser humano también provoca parte de esta actividad erosiva, ya que modela el paisaje y, a la vez, deja su huella.

 

1.  EL FARO DE S'ARANELLA

Podemos empezar nuestro itinerario en el faro desde donde divisaremos toda la bahía. Ahí mismo podremos observar la pegmatita, una roca que forma unos pliegues que se encajan en los esquistos. La pegmatita es una roca que resalta por sus colores claros, y en la cual se aprecian un gran número de cristales de quarzo (transparentes), feldespatos (blancos), mica blanca (brillantez muy marcada) y unos cristales negros de turmalina. Esta roca se ha formado por el enfriamiento de material fundido inyectado dentro las grietas de los esquistos. 

 

2.  LA PLAYA DE LA VALL

Siguiendo el camino de ronda podemos observar la silueta costera con varios islotes y arrecifes. Antes de llegar a la Playa de la Vall pasaremos por encima de una serie de cuevas originadas por la acción erosiva de las olas. Resultado de esta misma erosión, y ya en la Playa de la Vall, podremos ver piedras muy trabajadas y redondas, entre las cuales se pueden distinguir todo tipo de minerales y rocas que han llegado hasta aquí arrastradas por la riera que baja de las montañas de Sant Pere de Rodes. 

 

3.  EL CAMINO DE RONDA

Si continuamos por el mismo camino dirección al pueblo encontraremos una serie de pequeños acantilados y numerosas calitas. Durante el trayecto hay abundante vegetación costera adaptada a los ambientes salinos como la bufalaga, el limonio, el hinojo marino, la clavelina de mar (armeria marítima), etc..

 

4.  LOS GNEIS DEL PORT DE LA SELVA

Debemos cruzar el pueblo y dirigirnos al extremo norte del mismo hacia las playas del Pas, las Clisques y las Violetes, formadas a raíz de la explotación de las canteras de gneis. El gneis del Port de la Selva se caracteriza por su grano fino, color grisáceo y aspecto uniforme. Es una roca muy compacta que presenta abundantes microplex que evidencían una cierta plasticidad en su formación. La erosión del viento y la salubridad hace que en algunas zonas estos gneis presenten agujeros.

4.1 EL PAS: El Pas es una cala de guijarros redondeados resultantes de la acción erosiva del viento y las olas. Tal y como se ha mencionado anteriormente, esta zona ha sido modificada por el ser humano. Alrededor de esta playa se explotaba una cantera a cielo abierto de la cual se extraían mármoles y esquistos.

4.2 LAS VIOLETES Y LAS CLISQUES: Estas son playas idóneas para contemplar el modelado de los esquistos, los cuales han sido originados por procesos de erosión. Si observamos detenidamente las rocas que configuran la playa nos daremos cuenta que están repletas de formas:  

- Tafoni: Cavidades métricas desarrolladas en paredes verticales o moderadamente inclinadas de roca inalterada.  

- Alveolos y nidos de abeja: Cavidades similares a los tafoni pero de medidas centimétricas. Cuando los alveolos son muy numerosos y están muy juntos se llaman nidos de abeja.  

- Microprotuberancias: Pequeñas protuberancias y cavidades desarrolladas por la meteorización diferencial de los cristales de roca.

- Nerviaciones : Resaltes centimétricos alargados que se forman por meteorización diferencial de los filones existentes.

Tendremos que seguir el itinerario por la carretera, la cual bordea la costa y deja las playas por debajo.

 

5.  LA PUNTA DE LA CREU

Siguiendo el camino por la orilla del mar llegaremos a la Punta de la Creu, donde hay otro afloramiento de pegmatita que guarda una cierta simetría con el de s'Aranella. Aquí y por debajo la carretera, se ven en detalle las características de los esquistos. En esta zona se manifiestan los primeros filones de pegmatitas (rocas de color naranja o claro que contrastan con el color negro de los esquistos), los cuales disponen su mineralogía y las disposiciones en forma de discos plegados que acompañó al magmatismo que dió lugar a las pegmatitas.

 

6.  CALA TAMARIUA Y LA CANTERA

Desde la carretera seguiremos el vial que sube a mano derecha. Caminaremos 700m hasta llegar al punto final. Una vez hayamos dado la vuelta a la montaña, a nuestra izquierda tendremos una bonita panorámica de la playa de la Tamariua y su valle, donde hay otra antigua cantera de gneis que durante unos años suministró adoquines para pavimentar las calles de Barcelona. En esta zona de la Tamariua también observamos algunos filones de pegmatita enclastados en medio de los esquistos.

 

Información adicional