Iglesia de Santa Maria de les Neus

La actual iglesia del Port de la Selva, de Santa Maria de les Neus, es una construcción de la primera mitad del siglo XX. En 1944 el obispo de Girona inauguró la reconstrucción de la postguerra, y en el 1962 se reinauguró la ampliación y modernización en forma de cruz latina. Las paredes del Altar Mayor son de obra vista, en forma de trapecio y los brazos de la cruz con piedra vista del país. Desde fuera, se aprecian perfectamente la nave antigua y las ampliaciones hechas. Las capillas laterales, que se conservan de la iglesia antigua no tienen altares excepto una, aunque se conservan las imágenes en pedestales. Destaca por su antigüedad la imagen de Sant Pere (Sant Pedro), de estilo gótico de piedra policromada salvada del espolio del Monasterio que data  del S.XV. En las otras capillas hay la Mare de Déu de les Neus, patrona del Port de la Selva, una imagen de la Mare de Déu del Roser, y en la capilla de la Mare de Déu del Carme, patrona de los pescadores, hay una preciosa colección de pilas bautismales dada como ofrenda por el matrimonio Sagarra y Trias. En el Altar Mayor, un Cristo de hierro preside el templo, obra del escultor de Cadaqués, Demetri Kontos.

 

Situación

Situada en el centro del núcleo histórico del municipio, se accede desde la calle de Sant Baldiri o desde el cantó (esquina) de la Iglesia que sube directamente desde la calle Illa.

 

Historia

Esta advocación a Santa Maria de les Neus aparece escrita por primera vez en el 1714 con el nombre del Presidente de la Junta de Obras del Templo de Santa María de las Nieves, cuando se empezaba a plantear la construcción del primer edificio. El “goig” de Santa Maria de les Neus, de la Colección "Editorial Políglota", núm. 14, del año 1929; hace referencia a la leyenda que explica que se alzó una iglesia en honor a Santa Maria de les Neus en el lugar marcado por la "señal de la nieve blanca", recordando la leyenda original de la Santa, en Roma, cuando el Papa ve en pleno verano como cae una gran nevada en uno de los siete montículos y en un claro, en medio de la nieve, aparece una pequeña imagen de la virgen. En aquel lugar es donde se decide alzar una iglesia en su honor. El Sr. Josep Mallol y Oriol explica como las voces populares decían que al cabo de poco tiempo de habitarse el pueblo, el 5 de agosto, cayó una tormenta de granizo que lo cubrió todo de blanco sin perjudicar las cosechas (todo lo contrario, ese año fueron de los más abundantes). Es por eso que cuando se pudo construir una iglesia escogieron la Mare de Déu de les Neus (Madre de Dios de las Nieves) como patrona. Antiguamente, hasta principios del siglo XX, se simulaba una nevada dentro de la iglesia como recuerdo de dicho suceso.

 

Misa

  • Domingos a las 12h