Iglesia de Sant Fruitós de la Vall

Descripción

De la celda mencionada en la documentación antigua no encontramos ninguna referencia, solamente se hace alusión de la aparición de sepulturas de losas medievales cuando se construyó la rectoría a principios de siglo. La actual iglesia está formada por una sola nave construida posiblemente en el s. XVI o s. XVII.

En la fachada occidental, donde se encuentra la entrada a la iglesia, encontramos desplazado hacía el lateral un campanario de espadaña que parte del nivel del suelo, con tres pilares que sirven de contrafuerte del muro. Una escalera conduce al campanario y hacía el otro lado nos lleva al cementerio, situado delante de la fachada de la iglesia.

Encima de la puerta de acceso hay un óculo. La pared está rebozada pero se puede ver el óculo concebido con piedra de la zona. También se observa una fecha, 1670.

El ábside es semicircular y alargado, continuación de la nave principal. En el exterior bajo el alero aparece una aspillera, y hay restos de vestigios de una cubierta de losas. En la parte meridional hay adosada una sacristía.

El interior de la iglesia está rebozado y pintado. Las vueltas de la nave y del ábside estan formadas por lunetas. Un arco toral y otro triunfal se encuentran rebajados. Hay dos altares laterales, uno a cada lado y el coro es de madera.

El cementerio se construyó en junio de 1618.

 

Situación

Una vez llegamos al aparcamiento situado justo antes de La Vall, nos dirigimos hacía la entrada del pueblo dónde encontraremos la iglesia a mano derecha. Delante de la iglesia se ubica el pequeño cementerio de la Vall.

 

Historia

La celda de St. Fruitós de la Vall aparece mencionada en la misma documentación que aparece por primera vez mencionado el monasterio de Sant Pere de Rodes, protagonizando junto con dos celdas más disputas entre los monasterios de Sant Esteve de Banyoles y St. Policarp del Rasés para su dominio. Cuando St. Pere de Rodes consiguió su independencia le fueron adjudicadas las otras celdas.
Dentro estas disputas, encontramos mencionado a St. Fruitós de la Vall en el año 866 en un precepto de Carles el Calb, favorable a la abadía de Banyoles. También en el año 878, en un precepto de Lluís el Tartamut y en ese mismo año en un juicio celebrado en Castelló d'Empúries. En 899 Carles el Senzill ofrece la iglesia de St. Fructuós a la Sede de Girona y en el año 916 la ofrece a St. Esteve de Banyoles. En 948 en un precepto de Lluís d'Ultramar, aparece por primera vez mencionada bajo el dominio del Monasterio de St. Pere de Rodes.

La iglesia de St. Fruitós aparece como sufragánea de Santa Creu de Rodes y una vez extinguida esta parroquia, pasó a ser sufragánea de St. Esteve de Selva de Mar. En la actualidad está agregada a la parroquia del Port de la Selva.

 

Bibliografía

Badia i Homs, Joan; L'arquitectura medieval de l'Empordà. Alt Empordà. II - B. Diputació de Girona. 1981. Girona

x