La Vall de Santa Creu

El pequeño núcleo de la Vall de Santa Creu se encuentra en el sector noreste del término, ocupando el terreno del fondo del valle. Se constituyó como municipio independiente en el año 1787. Cuenta con unas cuarenta casas, la mayor parte restauradas, organizadas en pequeños callejones estrechos y empinados, a excepción de la calle principal que nos conduce hasta la fuente, un espacio con árboles muy agradable.

La riera del mismo nombre antiguamente se aprovechaba para el funcionamiento de varios molinos, como el d'en Pairet o el de Canavall. Desde la parte final del pueblo salen distintos caminos para pasear, uno que sube directamente hasta el monasterio de Sant Pere de Rodes y otro que lo hace pasando por el collado del Perer, que nos conduce a Llançà.

 

Situación

Si vamos en coche a unos 2 Km del Port de la Selva dirección Llançà encontramos un desvío a mano izquierda desde donde sale la carretera de 1’5 Km aproximadamente que llega hasta el pueblo de la Vall. Es obligatorio dejar el coche en el aparcamiento de la entrada del pueblo.

Si vamos a pie la mejor opción es la de seguir el camino de ronda (costero) hasta la playa del Port de la Vall. Del sector de poniente sale un camino que bordeando el camping nos conduce delante el cruce de la Vall de Santa Creu. Si retrocedemos unos metros por la carretera dirección al Port de la Selva encontramos el acceso al camino de los viñedos que en media hora nos guía hasta la Vall de Santa Creu.

 

Historia

La Vall de Santa Creu es el núcleo habitado más cercano al Monasterio de Sant Pere de Rodes. Rodeado de montañas, entre el Puig de la Vall, el Puig Vaquer y el Puig Dijous, es atravesado por una riera, la Riera de la Vall que desemboca en la Playa del Port de la Vall. Administrativamente, la población está adscrita al Ayuntamiento del Port de la Selva.

El cambio en el régimen económico de la zona, que pasó de una economía tradicional basada en la agricultura (se aprecian los terrenos escalonados con bancales de olivos y viñedos) y la pesca, a la economía actual, provocó un descenso espectacular de habitantes en los años 50 y 60.

Sobre la población de la Vall de Santa Creu no constan estudios históricos rigurosos. Su iglesia aparece en la documentación del s.XI bajo influencia del Monasterio de Sant Pere de Rodes. En documentación más reciente, como pueden ser contratos de establecimiento, se percibe el dominio del Monasterio sobre las tierras del pueblo hasta bien entrado el s. XIX.

Hay quien sitúa el origen del núcleo urbano como la sucesión directa de la población que se fue del poblado de Santa Creu de Rodes, situado en la cresta de la montaña.

 

Bibliografía

Badia i Homs, Joan; L’arquitectura medieval de l’Empordà. Alt Empordà. II – B. Diputació de Girona. 1981. Girona

x